Por la Panamericana circulan a diario unos 800 mil vehículos. Y las horas pico no se reducen a las de la mañana y la tarde de lunes a viernes. Sábados al mediodía y domingos por la tarde también pueden formarse las mismas largas colas en los peajes.

Para agilizar el tránsito, la concesionaria Autopistas del Sol implementó un sistema de doble cabina de peaje: en una misma vía se atiende a dos autos en simultáneo. Así, se gana el tiempo muerto mientras está pagando el conductor del auto que va adelante. Sólo está dirigido para autos y pago en efectivo. No incluye motos ni tránsito pesado.

La modalidad comenzó en el ramal Campana y luego continuó por el peaje de Pilar. Entre los dos ramales atienden el 50% del tránsito de la autopista. Además, el sistema ya está habilitado al público en la estación peaje Buen Ayre que se encuentra en la salida a Nordelta.

“El sistema se usa en otros países pero en Argentina Autopistas del Sol es el primero en implementarlo”, le contó a Clarín Marcelo Fernández, Jefe de Sistemas Informáticos y Calidad de la concesionaria. “Los resultados fueron excelentes. La vía de doble cabina tiene un rendimiento 45% superior a la normal. Agiliza el tránsito y disminuyen las esperas”.

En el ramal Campana ya hay 11 vías con doble cabina de peaje (seis hacia sentido Capital y cinco hacia Provincia) y se le agregarán otras cuatro, con lo que 15 de los 20 carriles que hay en Campana tendrán el nuevo sistema. En el ramal Pilar se arrancar con 10 vías para luego llegar a cubrir 12 de las 19 existentes.

Si bien la Panamericana cuenta con alternativas libres de peaje en toda su extensión, de los 800 mil vehículos que la utilizan, unos 400 mil pagan peaje (hay 170 mil abonados a PASE, el sistema dinámico de pago). “La idea de agilizar el paso por los peajes está destinada tanto al que opta por los destinos de esparcimiento que ofrece la zona los fines de semana como al que la necesita todos los días para ir a trabajar!”, explicó Fernández.